El Gobierno de Aragón ha publicado en el boletín oficial el Plan General de Pesca para el año 2017. El texto perjudica directamente a todas aquellas personas que, con licencia de pesca en Aragón, deciden realizar la pesca deportiva, por lo que ha provocado varias reacciones.

 

El motivo es que el Gobierno de Aragón quiere obligar a quienes practican la pesca deportiva, es decir, pesca sin muerte, a sacrificar a todas las piezas invasoras que capturen, una medida que va en contra de los deseos de muchas personas que están en posesión de una licencia de pesca en Aragón.

 

Además de verse obligados a sacrificar a la pieza, los pescadores que han obtenido una licencia de pesca en Aragón para practicar la pesca deportiva, deberán encargarse de llevárselas del lugar. Podrán elegir entre el autoconsumo, depositarlas en un contenedor, guardarlas como trofeos o llevarlas a un gestor autorizado de tejidos animales pagando el pescador los gastos.

 

Las medidas propuestas han generado malestar entre los aficionados a la pesca deportiva, en la Federación Aragonesa de Pesca y Casting y varias asociaciones de pesca deportiva. Cuando se organicen campeonatos será el organizador quien deba ocuparse de eliminar las piezas del medio natural. En un concurso de pesca deportiva, en la que el texto obliga a los pescadores a matar a los peces, pueden verse sacrificados entre cien y doscientos ejemplares. Ello es totalmente contrario al sentido de la pesca deportiva pues se trata de pescar y soltar con vida al pez.