Tras la muerte por disparos de un cazador en Aspa, Lleida, agentes rurales piden que se regule si deben llevar material de autodefensa cuando llevan a cabo controles a los cazadores. A pesar de que la mayoría de las personas que disponen de una licencia de caza son deportistas cuidadosos con el medio ambiente, respetan la vida de las personas y cumplen con todas las normas, existen otras personas que, teniendo licencia de caza, utilizan su material de autodefensa para disparar al aire, al coche de los agentes y, como en este caso extremo, para matar personas.

Josep Maria Baiget, agente rural veterano en Lleida, asegura que ha visto todo tipo de situaciones violentas con los cazadores. Por este motivo piden que sea desarrollado el reglamento de actuación de los agentes para decidir cómo han de relacionarse con los cazadores y cuándo han de llevar material de autodefensa.

Baiget también ha lanzado una petición a los dueños de los cotos privados de caza a los que acuden cazadores que disponen de licencia de caza. “Reivindico que las áreas privadas de caza que autorizan a los deportistas a ir a cazar sean lo más cuidadosas posible y no se pierdan por el ánimo de lucro”. De este modo, también ha solicitado a los mismos “que acepten solo a cazadores profesionales, gente responsable. Que no acepten a cualquier persona solo porque pague y que los controlen a la hora de darles las autorizaciones, los carnés de socio o las invitaciones”,