Varias asociaciones defensoras de los animales aseguran que, tras la temporada de caza, algunos perros son abandonados por sus amos con licencia de caza. En la Protectora de Animales de Gipuzkoa, por ejemplo, se han recogido a ocho perros de la raza setter, la más utilizada por los cazadores debido a la inteligencia y rapidez de estos canes. Aunque sus dueños han de tener licencia de caza no siempre cumplen con la normativa de poner chip identificativo a los perros.

Sin embargo, desde las federaciones de Álava y Vizcaya, el Club de Cazadores de Becana con Perro, Adecap y el Setter Club España fue enviado un comunicado en el que desmentían rotundamente que se esté abandonando a los perros de caza de forma masiva. También añadían que “no es cierto y los casos puntuales que se puedan dar son producto del robo de perros que son desprovistos del microchip y, al no poder ser vendidos, son abandonados”. Y es que la mayoría de personas que cuentan con licencia de caza son amantes de la Naturaleza y de sus perros.