Para pescar es necesario contar con una licencia de pesca. Antes, o tras ello, se han de tener en cuenta una serie de normas de seguridad, en este caso se trata de la seguridad para aquellos pescadores que lo hacen en la costa.

 

  • De camino al lugar elegido para pescar, no se deben llevar las manos ocupadas, al menos una de ellas debe estar libre, de este modo se mantendrá el equilibrio ante posibles resbalones o para pasar entre rocas. Las mochilas de pesca son una buena ayuda.

 

  • Se debe prestar atención a las olas. Si estas superan los dos o tres metros pueden invadir la playa en pocos minutos. El comportamiento del mar es muy importante, también informarse del clima y no fiarse de los islotes pues pueden quedar bajo el agua en poco tiempo. No se debe dar la espalda al mar y se ha de tener en cuenta la secuencia de olas. Una serie de olas          consecutivas pueden ser muy peligrosas.

 

  • Al obtener la licencia de pesca se debe contar con un equipo para pescar, forman parte de él los vadeadores, que impedirán que el pescador se moje. Sin embargo, deben estar bien         cerrados pues de lo contrario se pueden llenar de agua e hincharse.

 

  • No se debe bajar la guardia. Quizás acabas de obtener tu licencia de pesca y en tu primera salida crees haber capturado al ejemplar de tu vida. No lo des por supuesto hasta que no lo tengas en tus manos, no confíes en que el mar parará sus movimientos.

 

  • En caso de tormenta es necesario alejarse de la caña de pescar y de todos los objetos metálicos.

 

  • Es mejor salir a pescar en compañía o permanecer cerca de otros pescadores. En todos los casos el consejo de los pescadores experimentados pueden salvar a los demás de algunos             accidentes. La observación de la experiencia es fundamental.